martes, 29 de septiembre de 2009

MALTRATO INFANTIL EN COLOMBIA




















En Colombia el número de denuncias por maltrato infantil continúa en aumento. Solo entre enero y abril del presente año, se presentó un incremento del 18 por ciento con relación al mismo periodo del 2007, al pasar de 20 mil 183 casos a 23 mil 871 denuncias por los diferentes tipos de agresiones, incluida la violencia familiar.
Las cifras se conocieron en la conmemoración del Día Internacional de Niños y Niñas, Víctimas de la agresión, que busca erradicar las prácticas de abuso y maltrato contra la infancia del país, promoviendo el buen trato y la denuncia. La Directora del Instituto de Bienestar Familiar, Elvira Forero, hizo un llamado a los padres y personas que tienen a cargo los niños, para que se sensibilicen frente a este tipo de delito que atenta contra niños y niñas, aún antes de nacer. El acceso carnal violento contra los infantes, es otra queja que ha seguido en aumento, pasando de 28 denuncias durante el año pasado a 75 en lo que va corrido de 2008, así como los casos de pornografía infantil los cuales pasaron de 6 a 11 durante el mismo lapso. Por su parte el abandono registró un incremento del 4 por ciento al pasar de mil 447 quejas a mil 506, en lo que va corrido del año. Las demandas por desplazamientos y amenazas de los grupos al margen de la ley, pasaron de 185 casos entre enero y abril de 2007 a 252 en el mismo periodo del 2008. En Colombia el número de denuncias por maltrato infantil continúa en aumento. Solo entre enero y abril del presente año, se presentó un incremento del 18 por ciento con relación al mismo periodo del 2007, al pasar de 20 mil 183 casos a 23 mil 871 denuncias por los diferentes tipos de agresiones, incluida la violencia familiar. Las cifras se conocieron en la conmemoración del Día Internacional de Niños y Niñas, Víctimas de la agresión, que busca erradicar las prácticas de abuso y maltrato contra la infancia del país, promoviendo el buen trato y la denuncia. La Directora del Instituto de Bienestar Familiar, Elvira Forero, hizo un llamado a los padres y personas que tienen a cargo los niños, para que se sensibilicen frente a este tipo de delito que atenta contra niños y niñas, aún antes de nacer. El acceso carnal violento contra los infantes, es otra queja que ha seguido en aumento, pasando de 28 denuncias durante el año pasado a 75 en lo que va corrido de 2008, así como los casos de pornografía infantil los cuales pasaron de 6 a 11 durante el mismo lapso. Por su parte el abandono registró un incremento del 4 por ciento al pasar de mil 447 quejas a mil 506, en lo que va corrido del año. Las demandas por desplazamientos y amenazas de los grupos al margen de la ley, pasaron de 185 casos entre enero y abril de 2007 a 252 en el mismo periodo del 2008. En Colombia el número de denuncias por maltrato infantil continúa en aumento. Solo entre enero y abril del presente año, se presentó un incremento del 18 por ciento con relación al mismo periodo del 2007, al pasar de 20 mil 183 casos a 23 mil 871 denuncias por los diferentes tipos de agresiones, incluida la violencia familiar. Las cifras se conocieron en la conmemoración del Día Internacional de Niños y Niñas, Víctimas de la agresión, que busca erradicar las prácticas de abuso y maltrato contra la infancia del país, promoviendo el buen trato y la denuncia. La Directora del Instituto de Bienestar Familiar, Elvira Forero, hizo un llamado a los padres y personas que tienen a cargo los niños, para que se sensibilicen frente a este tipo de delito que atenta contra niños y niñas, aún antes de nacer. El acceso carnal violento contra los infantes, es otra queja que ha seguido en aumento, pasando de 28 denuncias durante el año pasado a 75 en lo que va corrido de 2008, así como los casos de pornografía infantil los cuales pasaron de 6 a 11 durante el mismo lapso. Por su parte el abandono registró un incremento del 4 por ciento al pasar de mil 447 quejas a mil 506, en lo que va corrido del año. Las demandas por desplazamientos y amenazas de los grupos al margen de la ley, pasaron de 185 casos entre enero y abril de 2007 a 252 en el mismo periodo del 2008.

Tal como lo señala la OPS y la OMS la violencia y el maltrato constituyen uno de los problemas más importantes en materia de salud pública, sus diferentes formas de expresión son una amenaza para la salud individual y colectiva, muy especialmente para la población infantil.

Desde la Política Nacional de Construcción de Paz y Convivencia Familiar se señala que gran parte de la "cultura de la violencia" que vivimos en nuestro país tiene su origen y se manifiesta como violencia intra familiar, violencia que es dirigida también en buena parte contra la niñez, directa o indirectamente.

Según la academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (AACAP) las estadísticas acerca del maltrato infantil son alarmantes. Se estima que cientos de miles de niños y niñas reciben abuso y maltrato a manos de padres, madres y parientes.

El centro Internacional de la Infancia de París considera maltrato infantil como "cualquier acto por acción u omisión realizado por individuos, instituciones o la sociedad en su conjunto que priven a los niños de su libertad o derechos correspondientes y / o que dificulten su óptimo desarrollo. Consideremos como maltrato toda acción que violente, atente un derecho, amenace o deteriore la integridad física, emocional y psicológica, que atente e inhiba el desarrollo de la autonomía y el libre desarrollo de la personalidad, que deteriores la autoestima y valía personal, que reprima y censure la singularidad, que esté dirigida a obtener provecho y beneficio del otro y que basada o no en el uso de la fuerza someta, subyugue y domine al otro.

Existen diversas formas de maltrato infantil, este se asocia generalmente sólo con las formas agudas de maltrato como el maltrato físico, la explotación, el abuso sexual, etc. Existe un maltrato institucionalizado y avalado socialmente que se encarna en el trato cotidiano que se da a la niñez en las familias y las escuelas. Es una violencia que no es catalogada como tal, es un maltrato que no es percibido como dañino, pero que no por ello deja de ser maltrato y mucho menos deja por ello de tener el impacto sobre la salud emocional.

A este maltrato es el que fundamentalmente se referirá este artículo.

MALTRATO

“toda acción que...”

q Violenta y atenta un derecho

q Amenaza y deteriora la integridad física, emocional y psicológica

q Atenta y inhibe el desarrollo de la autonomía y el libre desarrollo de la personalidad

q Atenta y deteriora la autoestima personal

q Reprime y censura la diferencia y la singularidad

q Valiéndose de cualquier medio saca provecho y beneficio a costa del otro

q Puede o no estar basada en uso del poder y la fuerza para someter, subyugar, dominar al otro



Sin llegar a una violencia extrema, las relaciones familiares y escolares muchas veces se basan en modelos de comunicación que atentan contra la dignidad, la autoestima, la integridad y el bienestar de la niñez, parafraseando al Psiquiatra Colombiano Luis Carlos Restrepo, se práctica aún "una violencia sin sangre".

EXPRESIONES MALTRATANTES

· Eres un niño-una niña malo(a)

· Pareces bruto(a)...

· Deja de molestar o te pego?

· Por qué eres así ah?

· La cabeza no te da para nada

· No haces nada bien!

· No te mereces nada...

· Lo que estás buscando es que te pegue!

· Quédate quieto pelao(a) de ...

· Me tienes aburrida(o)

· En dónde tienes la cabeza?

· Me provoca es darte duro para que obedezcas!

· Eres un bueno para nada

· Vas a saber quien soy yo !

· Sigue así y verás!

· Si te portas mal no te quiero!

En la escuela y la familia se practican múltiples formas de corrección basadas en el maltrato y que no son catalogadas como tal. Gritar, amenazar, avergonzar, exhibir, insultar, imponer represivamente, ridiculizar, agredir verbalmente, retirar el afecto, intimidar, insultar, castigar físicamente etc... son tan sólo algunos ejemplos.

La violencia como forma de vida ha permeado a la familia, la escuela, los medios de comunicación y la vida social. Nuestra sociedad recrea patrones y modelos de relaciones sociales violentas, basados en el uso del poder coercitivo y autocrático. La familia y la escuela tradicional se ha caracterizado por reproducir estos patrones, que en esencia, siembran la semilla del maltrato.

"Lo que menos me gusta de la seño es que nos regaña, nos grita y nos trata mal, nos pega reglazos en ambas manos si no sabemos la lección" (Testimonio de un niño)

Ser tratado con dignidad y respeto es ante todo un derecho, derecho que cotidianamente es violentado en la familia y la escuela. Padres, madres y docentes se han habituado al maltrato, se sienten con el derecho de corregir maltratando. Los adultos que a su vez fueron maltratados aprendieron que "es válido y aceptable" utilizar el grito, los golpes, la fuerza, la coacción, la intimidación etc. para corregir educar y orientar. Más aún, aprendieron que el hecho de ser padre, madre o docente les otorga "potestad natural" para ejercer las funciones de crianza y educación maltratando y violentando.

Para una gran proporción de padres, madres y docentes es todo un dilema el ejercicio de la AUTORIDAD sin hacer daño; ejercer influencia sobre los hijos e hijas sin ejercer AUTORITARISMO; hacerlo con una finalidad formativa y no retaliativa, con una pretensión educativa y más no represiva; basada en la comprensión y no en el dogma; orientada por el amor y no por la opresión.

Tanto en la familia como en la escuela los adultos necesitan influir sobre hijos y estudiantes para formarles, necesitan tener “capacidad para influir”. Lo que diferencia los hogares y las escuelas entre sí es el TIPO DE PODER en que se basan para formar, es decir, las estrategias que utilizan para influir en hijos y estudiantes.

Práctica del maltrato

Habituación

Ensayos fallidos de cambio

Desconocimiento de otras alternativas

Cansancio y fatiga por la frustración

Resultado


Los adultos se maltratan entre sí y maltratan a los las menores, generalmente porque suponen que esta es la forma adecuada de ejercer sus funciones de crianza y educación, suponen que de esa forma lo hacen bien, han visto que a otros les "da resultado", aprendieron de sus padres y maestros a maltratar, no conocen otras formas de criar o educar. Por otra parte, maltratar puede ser lo más fácil de hacer, aunque no sea la mejor para hijos o estudiantes. En última instancia maltratan debido a que no cuentan con las habilidades necesarias para una convivencia familiar y social no violenta, convirtiéndose así la práctica del maltrato en un ciclo vicioso: práctica de maltrato, resultados, habituación, desconocimiento de otra alternativa, ensayos fallidos de cambio, cansancio y fatiga por la falta de resultados, se regresa nuevamente al maltrato, más maltrato, etc.

En los últimos años han operado cambios en el trato familiar y escolar. Muy a pesar de que las relaciones basadas en el AUTORITARISMO han sido objeto de cuestionamientos, podría decirse que, en lo fundamental, aún predomina una tradición punitiva, dominante e impositiva, incluso disfrazada en ocasiones de democracia. Los tiempos modernos exigen un replanteamiento de lo que significa autoridad, roles de autoridad y el ejercicio del poder en la vida familiar y escolar.

Trabajando con un grupo de profesionales y funcionarios participantes de una red de prevención del maltrato se encontró que el 69% usaba o había usado el castigo físico como forma de corrección con sus hijos o hijas. En un estudio con padres y madres con hijos en edades preescolares realizado en la ciudad de Cartagena se encontró que el 71.4% hacía uso del castigo físico aunque con una intensidad moderada (50%) y "suave" (47.1%) y con una frecuencia de "pocas veces" (72.1%). De quienes fueron castigados en su infancia el 88% castigaban físicamente también a sus hijos. El 76% de quienes no castigan físicamente a sus hijos no fueron castigados por sus padres (Piñeres, Vélez y Romero, 1999).

En un estudio CAP realizado por el Centro de Asesoría y Consultoría para Plan Padrinos Internacional con diferentes comunidades en Barranquilla se encontró que el 72.7% de los maestros encuestados prohibían el recreo escolar como una forma de castigo y corrección, el 87.6% creían que "los estudiantes atienden a las malas", el 84.3% habían castigado físicamente, el 88.8% utilizaban ironías, gritos, sarcasmo amenazas etc y un 66.1% había usado la exhibición como forma de corrección

La tendencia contemporánea se orienta cada vez más hacia la construcción de un ambiente familiar y escolar basado en la convivencia, el respeto y el diálogo que forme en la niñez una autonomía responsable, una autoridad interna y patrones de vida para la convivencia social.

QUE PEDIRIAS A LOS ADULTOS...

"Que no nos peguen... que nos corrijan conversando..."

SI FUERAS MAGO QUE TE GUSTARÍA HACER CON LOS PADRES Y LAS MADRES?

"Haría que todos los padres no le pegaran a sus hijos porque eso es muy cruel para ellos" (Respuesta de un niño y una niña)

Es mucho lo que hay que hacer para lograr que la cultura del buentrato reemplace la del maltrato, esta será tarea y compromiso de todos y todas. La convivencia familiar basada en el buentrato será el resultado del esfuerzo que cada adulto como padre, madre o docente decida hacer. No bastará amar o querer a los hijos, será necesario tomar una decisión comprometida con el buentrato.

Los adultos de hoy tenemos dos alternativas:

Una: continuar con la tradición y seguir construyendo la cadena del maltrato.

Y dos: hacer que la vida de la niñez de hoy (de nuestros hijos o estudiantes) sea mejor que la de la niñez del ayer (es decir, la nuestra), para que así, la vida de la niñez del mañana sea mejor"

"Nosotros debemos romper ese patrón, lo digo por mi padre, a él su madre lo maltrató...y él a mi jamás me puso la mano encima, el decía: mija a mi me maltrataron, y lo que yo sufrí, no quiero que ustedes lo sufran"


FUENTE PSICOPEDAGOGIA.COM



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada